anteanoche, la mode

Backstage con la gran diseñadora argentina araceli pourcel en el Desfile Bicentenario: dos siglos de historia nacional contados a través de la moda, con cada diseñador interpretando una época, todo a beneficio de la red solidaria.

Lindo concepto, un bajón los Fiats estacionados en la fucking pasarela cual constante irrupción del presente mercenario en el pasado que se pretendía evocar; y velo piadoso sobre el ballet del Teatro San Martín con Las Cuatro Estaciones de Vivaldi bizarramente intervenidas por secuencias de tango: casi me explotó la cabeza como
los marcianos en Mars Attacks cuando escuchaban cantar a la viejita.

Los artistas - como siempre lo han hecho, siempre lo harán - lograron, entre tanta torpeza conceptual, crear oases de dicha estética: puro ensueño
fin de siècle los diáfanos vestidos de laura valenzuela (el 1900), un tour de force magistral las arquitecturas hechas sastrería de pablo ramírez (los 50, of course) y dulcis in fundo: araceli (los 90) con su visión siempre única, poética e inspiradora.

2 comments:

la cámara lúcida said...

se viene el batido!

girlontape said...

ese peinado... un delirio! no podía dejar de mirarlo...