cuentito para lexi

Nada de Arrepentimientos
(this story in english)

Es pendejo y muy bravo y le voy a ganar. Me muero por interrogarlo pero resisto. Yo estoy para hacer lo que se me canta y él está para coger. Lo quiero de rodillas.

Vení, dice desde la cama. Podes mirar pero no me toques, contesto moviéndome despacio para él. ¿Te gusta baby? Tanteo entre sus muslos con la punta del pie. Otra vez esa expresión túrgida: cara de depravado ya en trance. Fuck, qué lindo es. No sabía que existen bichos así. Olas alternantes de lujuria y auto aversión me oscurecen la vista. (Que no se dé cuenta nunca la puta que lo parió).

Partes del cuerpo se le van hinchando. Labios pezones pija. Date vuelta, dice hosco. Hago lo posible para que me vea por cada ángulo. Me desliza una mano por la pierna. ¿No me escuchaste? silbo, inundada de un odio puro, repentino. La sensación mengua. Obediente retira los dedos, que vagan hacia su pija.

Nos clavamos las miradas, empatados. Debajo de esa pátina de codicia y de hostilidad sus ojos se han vuelto chatos, felinos. De la nada me agarra, trato de evadirme, forcejeamos. Me sujeta. Y me acecha, su prisionera. Empieza: ¿Dónde fuiste anoche? No seas débil quiero prevenirlo pero no, exige que lo tome en serio. (Es una trampa. No caigas.) No es problema tuyo afirmo, segura de mi poder. ¿Te lo cogiste? Para un poco, le digo, no sin cierta cordialidad. Puedo darme este lujo. Sé que te lo cogiste. Puta, dice, convulsionado. Su angustia parece casi genuina. Hasta me derrito, muy poco.

Me besa con ternura: todo lo contrario de su garra su vanidad sus fucking tatuajes. Es desconcertante. (Negra no aflojes.) Le muerdo los labios, una delicia. Perra, murmura. No jodas, digo liberando un brazo. Le pego en la cara, sé que le gusta. Gime; sus párpados bajan despacio, cubren sus iris verdes, enormes; la pija se le engorda más todavía. Se me rizan todos los pelos. Contáme qué te hizo, palpita cerca de mi cuello. No me hizo nada, jadeo. Desborde de ansia, adrenalina, pena. Soy mala, mala mala. (No merece tu culpa. Acordate.)

Decime repite cegado, galguito rastreando su fantasía, una bolita de cristal dentro de la que me alejo rodando, su muñequita de coger, su pornoángel, su diminuta reina de todo. Aturdida inspiro la fragancia de su piel sonrojada, inquietante. Qué estoy haciendo, quién soy, adónde voy. (Preguntas fútiles, abyectas, insignificantes. Olvidate.) Decime, susurra y me entrego y él me aplasta famélico, me corta el respiro en la boca, me da, bien duro. Miedo urgencia goce delirio. Después lo sigo necesitando tal cual que antes. (Está todo bajo control. Agárrate fuerte a esta idea y no sueltes, nunca jamás.)

7 comments:

Lexi said...

buenísimo Steph! me encantó! y que yo te haya inspirado me halaga sobremanera!!!!! gracias!!!!!
besos!!!!!

Chuc said...

La frase " cara de depravado ya en trance "... ja, me mató.
En cuanto tenga un espejo cerca en un momento cachondo la voy a recordar.

Auf Wiedersehn!

Jirafas said...

"Yo estoy para hacer lo que se me canta y él está para coger. Lo quiero de rodillas."
asi nos tenés desde hace un tiempo, o sea, mas o menos, desde que apareciste en el mundo blog.

muy bueno el texto

saludos

fede

girlontape said...

Lexi queremos mas!!
Chuc dale sacate una fotito :)
Fede gracias babe!

srta.pola said...

HOT HOT HOT

El Mellizo said...

ayer cuando lo leí se me había ocurrido algo para comentar pero tuve que salir rápido a una reunión. sorry stef voy a ver si comento el de hoy.

el_iluso_careta said...

LEO A LEXI...
AHORA TAMBIEN A VOS...
MUY BUENO...