strange knots

Y luego nos enteramos que sábado tipo 1am, solito, sven se fue al coco con sus discos, subió a la cabina y preguntó si podía tocar un rato. Ahí, según la pelada según carlita, de onda, tocó hasta la 8am para una manga de pendejos, que encima dsps se quejaron por que no pudieron escuchar a la DJ para la que habían pagado veinte mangos de entrada. Whatever...sven sos un groso te rescataste a full we love you!!

De eso estabamos hablando con dasbald camino a la charla de pola en eterna cadencia, donde, noblesse oblige, nuestra teórica salvaje encaró preguntas onda:

-la inteligencia en la mujer, es un acesorio de lujo?
-y...constato a menudo que la inteligencia no es propia de todos los generos, como por ej. en el caso de los hombres...cosa que no deja de ser divertida...


Post evento cultural fuimos a un bodegón en la esquina de cabrera y dorrego, donde le conté a herr mann y a ek aka strange knot la saga del extraño nudo que creció detrás de de mi cráneo en los meses que siguieron mi último cumple: fecha que mi marido, en su extrema sabiduría, eligió para abandonarme.

Cuestión que, por meses a seguir, me resultó imposible dormirme en la que había sido nuestra cama matrimonial: el sillón de cara a la tele se convirtió en el teatro de largas vigilias, que en algún momento de la madrugada terminaban en un sueño transpirado... ansioso... agotador. Me despertaba entre el llanto y el espanto y...me olvidaba de cepillarme.

Hasta que un día mis amigas me avisaron que el nudo rasta atrás de mi cabeza había alcanzado proporciones mucho más allá de lo normal. Ahí, con sumo horror, me di cuenta de que el nudo era más fuerte que yo: no podía asumirlo, ni mucho menos desentrañarlo.

Preocupadísimos, los integrantes de mi equipo me pintaban escenarios catastróficos: si no te sacas ese nudo vas a perder todo tu pelo...haceme caso stef por diosss. Pero ninguna advertencia, por más que calamitosa, llegaba a infiltrar la niebla zombi postraumatica en la que estaba sumida.

Suerte que mi copiloto me tuvo piedad: en una noche propicia, armada de un arsenal de peines y un kilo de acondicionador, le dio batalla al nudo malefico hasta su muerte. (Llevó unas cuantas horas. Y de la montaña de pelo que quedó en el parquet muy top del que fue nuestro domicilio conyugal, ni hablar.) Así, gracias al gesto heroico de la agitadora profesional se salvó mi cabellera, sin la cual girlontape quedaría reducida a una mera sombra de si misma. Strange knots, indeed.

5 comments:

Lindsey said...

Ahhhhh, what are you saying my beautiful girl????

Julia Sol said...

Un nudo en la cabeza es algo muy simbolico...

Mary Poppins said...

hay nudos que tardan "lo necesario" en ser cortados.
un beso

girlontape said...

LEL! translation coming right up!
Julia simbolico de qué?
QM I agree, beso grande reina

yonqui said...

"solito" no... fue con un terrrrrrible gato : )